Communication

El calentamiento global agravará las consecuencias de la falta de oxígeno en los mares

 

  • Investigadores del CSIC indican la existencia de sinergias entre el incremento de la temperatura marina y la pérdida de biodiversidad en las zonas afectadas por bajas concentraciones de oxígeno en el agua.
  • Se prevé que a finales de siglo el tiempo de supervivencia de los organismos marinos expuestos a hipoxia se reduzca en un 36%.

 

Mallorca, 29 de noviembre de 2010. Las zonas costeras hipóxicas o muertas, son aquellas que pierden gran parte de sus recursos vivos por la caída en la concentración de oxígeno de las aguas marinas (fenómeno conocido como hipoxia). El calentamiento global agravará las consecuencias de esta falta de oxigeno porque los organismos necesitan más oxígeno al aumentar la temperatura y al mismo tiempo los océanos pierden oxígeno al calentarse.  A esta conclusión llegan los investigadores del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (CSIC-UIB), el Prof. Carlos Duarte y Raquel Vaquer, en el artículo que este mes publica la revista Global Change Biology.

El estudio demuestra que el tiempo de supervivencia de los organismos expuestos a bajas concentraciones de oxigeno se reduce en un 74% (casi tres cuartas partes) y la cantidad de oxígeno que necesitan para sobrevivir aumenta en un 16% cuando los organismos marinos se exponen a mayores temperaturas. De seguir el ritmo de calentamiento y emisiones actuales, a finales de siglo se prevé que el tiempo de supervivencia de los organismos marinos expuestos a hipoxia se reduzca en un 36% y que la cantidad de oxígeno necesaria para sobrevivir aumente en un 25%. El incremento de la temperatura provoca la disminución de oxígeno, lo que determina el aumento de la tasa de respiración de la fauna de los ecosistemas marinos. El cambio climático aumenta la vulnerabilidad de los organismos marinos a bajas concentraciones de oxígeno y además hace que las zonas afectadas por hipoxia (bajas concentraciones de oxígeno) se expandan.

La primera autora del estudio, la investigadora del CSIC Raquel Vaquer, añade: “Prevemos que el ritmo de expansión de las zonas que sufren hipoxia se acelere debido al efecto del calentamiento global y la eutrofización: un aporte excesivo de nutrientes y materia orgánica que produce el crecimiento de algas. Al caer al fondo y descomponerse, estas algas producen la disminución del oxígeno disuelto, lo que produce hipoxia y anoxia, la falta total de oxígeno”.


Los crustáceos serán el grupo más afectado negativamente

 Para realizar este estudio se compararon los resultados de más de 500 experimentos publicados en los que se alteraba la temperatura del agua y la concentración de oxígeno hasta la media de tiempo letal para diversas especies marinas de fauna bentónica (0-700 m. de profundidad). La investigadora del IMEDEA apunta: “De este análisis se dedujo que los crustáceos son el grupo más sensible a la falta de oxígeno, y también son el grupo en el que más aumentan sus requisitos de oxígeno al aumentar la temperatura. En cambio, los moluscos, grupo más resistente a la hipoxia, son el grupo en el menos aumentan sus necesidades de oxígeno a mayores temperaturas”. 

Esta investigación es una contribución al proyecto “Water bodies in Europe: Integrative Systems to assess Ecological status and Recovery (WISER)” financiado por el 7ª Programa Marco  de la U.E., y el proyecto  MEDEICG, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación.

 

Citar como:

VAQUER-SUNYER, R. and DUARTE, C. M. , Temperature effects on oxygen thresholds for hypoxia in marine benthic organisms. Global Change Biology, no. doi: 10.1111/j.1365-2486.2010.02343.x