Comunicación

Los pescadores recreativos se convierten en científicos

  • El IMEDEA acaba de iniciar un proyecto piloto de marcado y recaptura de peces basado en ciencia ciudadana donde los pescadores recreativos se convierten en científicos por un día.

 

 

Foto: (1) Dentón (Dentex dentex) marcado con la ayuda de pescadores recreativos voluntarios. (2) Ejemplar posteriormente liberado (Autor: Tomeu Morro)

 

 

Esporles, 7 de abril de 2017. Muchos aspectos de los peces que pueblan nuestras aguas son aún poco conocidos, especialmente en las especies que son explotadas por la pesca recreativa. Desde hace años el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA UIB-CSIC) estudia la pesca recreativa como un sistema complejo para garantizar por un lado poblaciones saludables de peces, y por otro el futuro de esta actividad tan arraigada en las islas. Dentro de esta línea de investigación, el IMEDEA acaba de iniciar un proyecto piloto de marcado y recaptura de peces basado en ciencia ciudadana donde los pescadores recreativos se convierten en científicos por un día.

 

Ir a pescar con cañita o volantín unos cuantos serranos (Serranus cabrilla) o un poco de peix roquer es probablemente un de las actividades de recreo en el mar más populares de nuestras islas. Lamentablemente, el desconocimiento de nuestra rica variedad de especies locales hace que actividades tan tradicionales como esta u otras como la pesca artesanal, no tengan un papel más importante en nuestra sociedad y que tengamos que importar peces como el panga para poder comer pescado. Las poblaciones de peces pueden ser explotadas de manera sostenible siempre y cuando la actividad pesquera esté asesorada por la comunidad científica. Los científicos pueden determinar un umbral máximo de explotación sostenible (o MSY de sus siglas en inglés), aunque más recientemente este concepto ha dejado paso a un nuevo máximo de explotación sostenible social (MSSY), por el cual se garantiza una explotación sostenible de los recursos, a la vez que se maximiza su provecho social y económico.

 

Determinar el máximo de explotación sostenible social es extremadamente complejo. La única manera de abordar este concepto es mediante la participación activa de todos los implicados en el sistema: gestores, pescadores, buceadores, otros usuarios etc. Este reto tan complejo se puede convertir en una oportunidad gracias a la ciencia ciudadana: todos podemos aportar un granita de arena para generar conocimientos útiles. Un claro ejemplo de ciencia ciudadana en biología pesquera son los programas de marcado y recaptura de peces, donde los pescadores colaboran activamente en las tareas de marcado y recaptura. Los datos generados  contribuyen notablemente en mejorar el conocimiento científico de multitud de aspectos biológicos. El programa de marcado incluye especies como dentones, serviolas, pescado roquer, doradas, lubinas, espetones, verderoles y serviolas, llampuga, palometas y en general todas las especies diana de la pesca recreativa.

 

 

Foto: Kit de marcado compuesto por un aplicador y un set de marcas.

 

 

El marcado y recaptura parte de la base que los peces marcados deben ser devueltos vivos al mar, pero es que ya de hecho una parte de las capturas son devueltas al mar. Por ejemplo, algunas de las capturas realizadas por los pescadores recreativos a veces no cumplen con la talla mínima y deben ser retornados al agua. En otras ocasiones los pescadores tienen suficientes capturas para preparar ese arroz de pescado pero siguen pescando para seguir disfrutando de la jornada en el mar. Incluso hay un grupo creciente de pescadores recreativos que nunca retiene las capturas ya que están muy motivados en soltar individuos que por sus características biológicas (por ejemplo, especies poco frecuentes o grandes hembras reproductoras) van a seguir jugando un papel ecológico fundamental. Todas estas posibilidades, unido a los cientos de estudios científicos que demuestran que la supervivencia de “pescar y soltar” está garantizada siempre que adopten un mínimo de buenas prácticas, abren un abanico muy grande posibilidades para contribuir al conocimiento del máximo de explotación sostenible social.

 

 

 

 

Por este motivo el IMEDEA acaba de iniciar un proyecto piloto de marcado y recaptura de peces basado en ciencia ciudadana donde los pescadores recreativos se convierten en científicos. El primer colectivo del sector pesquero que se ha adherido y participa en esta  actividad es la empresa de Chárter de pesca recreativa PM CHARTER MARINE. El objetivo principal de este proyecto piloto es crear una plataforma de ciencia ciudadana para que los pescadores y científicos de las Islas Baleares interesados en llevar a cabo este tipo de actividades esté debidamente protocolizado y que la información generada quede debidamente almacenada y organizada para que pueda ser usada por la comunidad científica. Organizaciones como la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) hace años que llevan acabo este tipo de actuaciones y han demostrado que mejoran notablemente el conocimiento científico de las poblaciones de peces. Esperemos que sean muchos más los que se adhieran a esta actividad y quieran participar de ella para fomentar la pesca responsable y contribuir de forma notable a mejorar nuestro conociendo científico.

 

Fuente: IMEDEA (UIB-CSIC)

Más información: