Communication

Fossil amphibians from Mallorca

 

 

 

 

 

Esporles, 12 de abril de 2017. Enrique Torres está estudiando en su tesis un yacimiento descubierto en el 2012 por el Speleo Club Mallorca bautizado como Na Burguesa-1. El yacimiento está compuesto por una brecha (roca muy dura formada por arcilla y cantos de roca angulosos) de relleno de una cueva antigua con una alta concentración de fósiles de vertebrados (anfibios, reptiles, aves y mamíferos) de hace aproximadamente 5 millones de años.

 

La información que nos está aportando puede ayudarnos a conocer con bastante precisión la composición faunística que alcanzó Mallorca durante uno de los mayores eventos geológicos que sufrió el Mediterráneo, una gran desecación del mar conocida como la Crisis Salina del Messiniense. Además, el estudio detallado de cada una de las especies fósiles puede proporcionarnos detalles sobre los patrones evolutivos que se dan en condiciones de insularidad tempranas, establecer relaciones de parentesco con taxones continentales y evaluar los episodios de extinciones prehumanos.

 

En el trabajo que acaban de publicar describen los restos más antiguos conocidos del ferreret (Alytes muletensis) junto con restos del “sapo” pintojo (Discoglossus, ya conocido en el registro fósil más reciente de Mallorca y Menorca) y los primeros restos de un sapo (bufonidae) y de una rana (ranidae) desconocidos hasta la fecha. El hallazgo de estos cuatro anuros en Mallorca nos sugiere que su llegada a la isla pudo darse, en parte, mediante corredores verdes, es decir, siguiendo los flujos de agua continentales que discurrían por el fondo de la cuenca mediterránea cuando el nivel del mar alcanzó su punto más bajo (un mínimo de 1000-1200 m inferior al actual) y que conectaban con los torrentes provenientes de la Sierra de Tramuntana.

 

En la actualidad, el único representante vivo de este grupo es el ferreret y se puede decir que es todo un milagro que haya llegado a nuestros días, los inaccesibles torrentes de la Serra de Tramuntana han sido clave en la supervivencia de este fósil viviente. En cambio, las poblaciones menorquinas desaparecieron seguramente con la llegada de las serpientes de agua y otros pequeños depredadores llevados por los humanos. El resto de anuros desaparecieron probablemente como consecuencia de cambios climáticos.

 

 


Fuente: IMEDEA (UIB-CSIC)

Más información: Enric Torres-Roig et al. "An early Pliocene anuran assemblage from Mallorca (Balearic Islands, Western Mediterranean): palaeobiogeographic and palaeoenvironmental implications". Palaeobio Palaeoenv (2017). doi:10.1007/s12549-017-0273-4. 9 de marzo 2017