Communication

IMEDEA day by day: Josep Antoni Alcover

  • Josep Antoni Alcover es Investigador Científico en el IMEDEA (UIB-CSIC)

 

 

Foto: Josep Antoni en su despacho de Can López (IMEDEA-UIB) (Autora: Charina Cañas)

 

 

Esporles, 14 de diciembre de 2018. Josep Antoni Alcover (Tonyo) es Licenciado en Biología, especialidad Zoología (1977), y Doctor en Biología (1983) por la Universitat de Barcelona. Trabaja en el CSIC desde 1985, inicialmente en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, posteriormente en el Museo de La Plata (Argentina) y finalmente, desde 1988, en Palma, donde empezó en el Institut d’Estudis Avançats de les Illes Balears (IEAIB), el cual posteriormente dio origen al IMEDEA. 

 

 

A la pregunta de: ¿qué estás haciendo estos días?, nos contesta que en estos momentos está trabajando en el proyecto 'Cambios holocénicos en la biodiversidad animal de las islas de la Macaronesia y de Baleares. II', en el que está como investigador único, pues los colegas con los que habitualmente trabajaba se han ido jubilando (o muriendo).

 

 

Su interés siempre ha estado centrado en las faunas vertebradas insulares, recientes y pasadas. El tema de su tesis estuvo centrado en los mamíferos actuales de las Baleares, concretamente en los carnívoros y roedores, aunque también ha trabajado con murciélagos, insectívoros, etc., vamos, con prácticamente todos los mamíferos. Participó también, de manera notable, en el descubrimiento de la supervivencia del ferreret (Alytes muletensis) en Mallorca.

 

 

Dentro del proyecto con el que está trabajando actualmente se están explorando paleontológicamente las Azores y Madeira. En ambos archipiélagos se está encontrando una fauna ornítica extinta muy interesante. Madeira y Porto Santo (archipiélago de Madeira) habían sido exploradas hace años por el Dr Harald Pieper, mientras que de Azores tan sólo existía un limitado trabajo de exploración previa, si bien la mayoría de las islas nunca antes se habían explorado paleontológicamente. Los resultados de las nuevas exploraciones han permitido obtener abundantes testimonios de especies no descritas de aves que se extinguieron hace tan sólo 600-1000 años, tras la llegada de los primeros humanos a las islas, que introdujeros ratas y ratones que acabaron con las aves, muchas de las cuales no eran voladoras.

 

 

 

En los últimos años ha descrito junto a diversos colegas ocho especies nuevas para la ciencia entre Azores y Madeira, y dos más están en prensa. Las Azores son unas islas tan aisladas que nunca han llegado a ellas ni mamíferos, ni reptiles, y originalmente sólo tenían aves y murciélagos. Son islas cuyos recursos estaban, antes de la llegada de los humanos, prácticamente monopolizados por las aves. En Madeira eran también las grandes beneficiarias de todos sus recursos, si bien los compartían con una lagartija endemica, introducida recientemente en las Azores.

 

 

Las exploraciones paleontológicas las ha realizado en colaboración con investigadores de la Universidade dos Açores y con las autorizaciones pertinentes de las autoridades portuguesas. Una vez realizados los estudios, los materiales son depositados en el Museu Carlos Machado, en Ponta Delgada (Azores) y en el Museu de Historia Natural do Funchal, en Madeira, si bien una pequeña muestra queda conservada en las colecciones del IMEDEA.

 

 

Dentro del actual proyecto se ha publicado la descripción de una nueva especie de camachuelo de las Azores (Pyrrhula crassa), más grande y más robusta que el camachuelo común (Pyrrhula pyrrhula) y que el priolo de São Miguel (Pyrrhula murina). Uno de los artículos que tiene enviado para su publicación trata sobre las codornices de Madeira, Azores y Cabo Verde, y en él se describen tres especies nuevas para la ciencia. Se han encontrado también los restos de un pequeño paseriforme que aparentemente pertenece a un género nuevo para la ciencia, endémico de Azores, recientemente extinguido.  Este paseriforme parece estar emparentado con el chohín, si bien todavía debe ser comparado con otras aves. En total llevan ya descritas 11 nuevas especies entre autillos, rascones, camachuelo y codornices. Quedan muchas más por describir (mirlos, palomas, pinzones petreles).,

 

 

 

Cuando Darwin hizo el viaje en el Beagle, a la vuelta pasó por las Azores de las que escribió que eran unas islas muy bonitas pero que no tenían nada interesante digno de destacar. Alcover nos comenta que no es así, que se trata de una frase desafortunada de Darwin, ya que en las Azores existe una notable fauna actual sumamente interesante, con un gran número de endemismos (insectos, arañas, moluscos, etc.). La fauna vertebrada que hay en la actualidad no es tan interesante como la que vivía en estas islas hasta hace unos 1000-600 años. Darwin llegó demasiado tarde a las Azores: si hubiese llegado novecientos años antes hubiese podido contemplar la fauna extraordinaria que no vió y que se está descubriendo gracias al trabajo de Josep Antoni Alcover y diversos colegas suyos. Seguro que le hubiese gustado ver una radiación que parece haber habido de pinzones, que incluye especies que habían perdido la capacidad de volar.

 

 

Por otra parte, también se estudia la fauna ancestral que dio origen a la llamada “fauna de Myotragus”. Los Myotragus que conocieron los humanos derivan de una fauna que entró en Mallorca hace algo más de cinco millones de años. Actualmente Alcover está codirigiendo la Tesis Doctoral de Enric Torres, que versa sobre esta fauna.

 

 

 

En colaboración con el Dr Alejandro Valenzuela, antiguo becario suyo en el IMEDEA, está estudiando los restos de aves localizados en una cisterna del yacimiento púnico del islote de sa Galera, frente al Portitxol. Se han obtenido restos de más de 1600 ejemplares de cormoranes adultos, superando los 100.000 el número de huesos totales.

 

 

Foto: Josep Antoni Alcover y Pere Bover en el camino de regreso de la exploració paleontològica de la Cova des Pas de Vallgornera

 

 

 


Fuente: IMEDEA (UIB-CSIC)