Communication

752 million plastic particles floating in the Marine Protected Area of the Menorca Canal

  • El estudio, liderado por CEAB (CSIC), SOCIB, IMEDEA (UIB-CSIC) y ESADE, estima una presencia de 752 millones de partículas y de 3,7 toneladas de plástico en el Canal de Menorca
  • Las mayores concentraciones de partículas de plástico se encuentran en primavera y verano, lo que sugiere un efecto importante del turismo

 

 

Imagen: CEAB-CSIC

 

 

Esporles, 8 de agosto de 2019: Un equipo integrado por investigadores del Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB-CSIC), el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA, UIB-CSIC), el Sistema de Observación y Predicción Costera de las Islas Baleares (SOCIB) y la Escuela de Negocios ESADE, han muestreado de forma trimestral durante los años 2014 y 2015 el Canal de Menorca y han evaluado la presencia de microplásticos, todo ello dentro del ámbito del proyecto de investigación sobre el mediterráneo NIXE III.

 

 

Los resultados de este estudio se han publicado recientemente en Environmental Pollution. El artículo muestra que los valores medios de plástico recogidos por kilómetro cuadrado son de 220.000 partículas, equivalentes a 1,1 kilos de plástico. Estos valores permiten estimar que, actualmente, en el Área Marina Protegida del Canal de Menorca hay 752 millones de partículas, que equivalen a 3,7 toneladas de plástico.

 

 

En su mayoría, no se trata de objetos grandes, sino de partículas inferiores a 5 mm (microplásticos) que se han ido fragmentando por el efecto de las corrientes y el oleaje. Con este tamaño, estas partículas representan una amenaza importante para los ecosistemas marinos, ya que se introducen en la cadena alimentaria y llegan también a los humanos.

 

 

“A pesar de que hay partículas ya fabricadas con estos tamaños, los microplásticos encontrados procedían principalmente de la fragmentación de plásticos de mayores dimensiones y que, una vez que este tipo de partículas entran en los ecosistemas marinos, son transportados por las corrientes marinas superficiales y el viento” explica Luis F. Ruiz-Orejón, autor principal del estudio.

 

 

Los datos confirman que las mayores concentraciones de plástico en esta zona se detectan en primavera y verano y en áreas marinas próximas a la isla de Mallorca, lo que sugiere una influencia directa del turismo. Concretamente, en dichas estaciones se encontraron, por kilómetro cuadrado, alrededor de 350.000 partículas en superficie, que se traduce en 2 kilos de plástico.

 

 

Los modelos de distribución de partículas utilizados en este estudio y elaborados en el marco del proyecto MEDCLIC (SOCIB y la Obra Social “la Caixa”), demuestran que la variabilidad de las condiciones oceanográficas, como las corrientes marinas y el oleaje, “son mecanismos de limpieza muy efectivos en ciertos periodos del año, pero debemos ser conscientes que no por eso desaparece o se reduce, simplemente se desplazan de unas áreas a otras”, concluye Luis F. Ruiz-Orejón.

 

 

Este trabajo es el resultado de la tercera parte de la investigación que el Proyecto NixeIII ha llevado a cabo sobre la contaminación por plásticos flotantes en el Mediterráneo central y occidental. En la primera parte, se analizó su presencia en toda el área de estudio, que fue valorada en 1.500 toneladas. Por otro lado, la segunda se centró más concretamente en Baleares (área noroccidental de Mallorca e Ibiza) donde se hallaron 4,5 millones de partículas de plástico, más de 8  kilos de plástico por kilómetro cuadrado.

 

 


Fuente: IMEDEA (UIB-CSIC) y Delegación del CSIC en Cataluña

Más información: