Communication

Using social media to assess cultural ecosystem services in coastal areas

  • Un estudio con participación del IMEDEA ha presentado una novedosa metodología para mostrar cómo se relacionan los seres humanos con el medio ambiente

Fotos: (Arriba): Áreas en Instagram utilizadas en el estudio: la Gran Barrera de Coral, la Isla de Pascua y las Islas Galápagos; (Abajo): Red de relaciones entre hashtags en cada área (Autor: Andrés Ospina)

 

 

Esporles, 11 de septiembre de 2020. Un reciente estudio liderado por investigadores del IMEDEA (UIB-CSIC) explora el potencial de utilizar los datos de las redes sociales para comprender los servicios ecosistémicos culturales (beneficios no materiales que las personas reciben de la naturaleza) y las interacciones entre las personas y los ecosistemas. Esta novedosa metodología evalua estos servicios mediante la aplicación de análisis de redes, como un sistema conectado de elementos relacionados, a los grupos de hashtags asociados a las publicaciones en redes sociales. Para validar esta metodología, el análisis de hashtags es comparado con el análisis de contenido fotográfico, una metodología tradicional en el estudio de redes sociales.

 

 

El análisis de datos de redes sociales se ha convertido en una herramienta prometedora para la evaluación de los servicios ecosistémicos culturales. La mayoría de los estudios se han centrado en el uso de una única plataforma de redes sociales y en el análisis de su contenido fotográfico para evaluar la percepción que tiene la sociedad de la naturaleza.

 

 

Este estudio se ha realizado analizando datos de Instagram y de Twitter en tres áreas de estudio icónicas: la Gran Barrera de Coral, las Islas Galápagos y la Isla de Pascua.

 

 

Los resultados indican que el análisis de hashtags aplicando la teoría de grafos proporciona información adicional respecto al análisis de contenido fotográfico, ya que la teoría de grafos permite identificar el discurso emergente en las publicaciones relacionadas con un área natural. Este discurso emergente incluye no solo las principales actividades realizadas por los usuarios, o las especies y paisajes valoradas, sino también las emociones y sentimientos que las personas vinculan con estas áreas. Además, la aplicación de la teoría de grafos contribuye a la reducción del sesgo del intérprete asociado a los análisis de contenido fotográfico, al basarse en las etiquetas proporcionadas por los propios usuarios.

 

 

El estudio también destaca la importancia de considerar datos de diferentes plataformas de redes sociales, ya que el tipo de usuarios y la información que ofrecen estas plataformas pueden mostrar diferentes atributos de los servicios ecosistémicos culturales. Por ejemplo, Instagram se considera una red de sentimientos positivos y de actividades recreativas, mientras que Twitter destaca por su discurso más crítico.

 

 

La sencillez y los tiempos relativamente cortos de procesamiento informático convierten esta metodología en rentable y apta para ser aplicada a grandes escalas geográficas. Esta ventaja ha sido probada en un estudio global, liderado por el mismo grupo de investigadores (actualmente en revisión), donde el análisis de los mensajes de Instagram asociados a 14 zonas marítimo-costeras protegidas en todas las regiones bio-geográficas del mundo ha permitido identificar la variabilidad de actividades, valores y sentimientos que las personas relacionan con cada una de esas áreas. Esta información es de gran utilidad para la gestión y conservación de las áreas al proveer información detallada sobre los usos, preferencias y sentimientos de cada área natural.

 

 

Este tipo de investigación que utiliza los datos de las redes sociales justifica, a pesar de sus limitaciones, por qué la naturaleza es importante para las personas. Los servicios ecosistémicos culturales van más allá de lo que suelen valorar los científicos y economistas, y desafían a la sociedad a pensar más profundamente sobre los beneficios de la naturaleza.

 

 

Conocer las preferencias de turistas y visitantes, y los tipos de servicios ecosistémicos culturales que las personas obtienen en un lugar, puede ser útil para los administradores de parques y recursos naturales, conservacionistas y legisladores.

 

 

En el siguiente Hilo de twitter, Andrés Ospina (uno de los autores de este estudio) nos lo resume todo muy clarito (síguelo pinchando en la imagen inferior👇 ):

 

 

 

El Consell de Mallorca reconoce las colecciones del Imedea y la finca de Alfàbia como museográficas

La Comisión Técnica Insular de Museos del Consell de Mallorca ha aprobado este martes el reconocimiento como colecciones museográficas los fondos del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (Imedea), situado en Esporles, y los de la finca de Alfàbia, en Bunyola. Así lo ha comunicado este martes la institución insular en una nota de prensa, en la que ha especificado que ya son diez los museos y las colecciones reconocidos por el Consell y que pueden acceder a las ayudas que convo ...

Leer más: https://www.europapress.es/illes-balears/noticia-consell-mallorca-reconoce-colecciones-imedea-finca-alfabia-museograficas-20200609150907.html

(c) 2020 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.
 


Fuente: IMEDEA (UIB-CSIC)

Más información: