IMEDEA día a día: Raquel Vaquer

31/05/2018

  • Raquel Vaquer Sunyer, investigadora Juan de la Cierva en el IMEDEA (UIB-CSIC)

 

 

Foto:  Raquel Vaquer en su despacho del IMEDEA (Autora: Charina Cañas)

 

 

Esporles, 1 de junio de 2018. Raquel Vaquer Sunyer es Licenciada en Ciencias del Mar por la Universidad de Vigo (2004) y Doctora en Ciencias Marinas por la Universidad de las Islas Baleares (UIB) (2011). En junio de 2005 se incorporó al IMEDEA con una beca de colaboración, para enlazar con una beca predoctoral. Tras doctorarse, estuvo 6 meses contratada en el IMEDEA y después se fue dos años de Postdoc a la Universidad de Lund, Suecia, con un prestigioso contrato Marie Curie. A continuación volvió a Mallorca y estuvo 2 años en la UIB con un contrato postdoctoral Juan de la Cierva Formación. En enero del 2017 se reincorporó al IMEDEA con un contrato Juan de la Cierva Incorporación.

 

 

 

A la pregunta de: ¿qué estás haciendo estos días?, nos contesta que en estos momentos está trabajando en el proyecto MEDSHIFT, que estudia los efectos del calentamiento en comunidades de macrófitos marinos (tanto macro algas como fanerógamas (plantas que producen semillas)) en el Mediterráneo, para poder predecir posibles cambios en el futuro debidos al cambio climático. Está procesando datos de los experimentos que hizo el pasado verano y escribiendo artículos científicos de experimentos que hicieron dentro de este proyecto, para ver cómo afecta el aumento de temperatura al metabolismo de la planta marina Cymodocea nodosa y a la macro alga invasora Halimeda incrassata, y estudiar los posibles cambios en metabolismo de las praderas nativas invadidas por la macroalga invasora Halimeda incrassata, que está invadiendo fondos marinos con praderas de Cymodocea.

 

 

También está liada con el Save Posidonia Project: Formentera, un nuevo proyecto que solicitaron al Consell Insular de Formentera y que les acaban de conceder. A mediados de junio viajaran a Formentera para asistir a un acto de aceptación del proyecto, y a hacer una campaña prospectiva para localizar los puntos de muestreo y hacer una primera recolección de muestras.

 

 

Además está trabajando en el proyecto “Efectos del cambio global sobre las praderas de Posidonia oceanica: Desde genes al ecosistema", financiado por la Fundación la Caixa, donde estudian los cambios en la biogeoquímica y en el metabolismo de diferentes praderas de macrófitos marinos: Posidonia oceanica, Cymodocea nodosa y sedimento sin vegetar (arena).

 

 

Las pasadas semanas estuvo preparando y realizando talleres de divulgación sobre el cambio global en el Posidonia Festival 2018, un festival internacional de Arte, Naturaleza & Desarrollo Sostenible, que se ha celebrado en Palma y Deià, del 17 al 26 de mayo.

 

 

Ahora está revisando artículos científicos para diferentes revistas (haciendo de revisora externa), está trabajando en dos artículos que todavía no ha enviado y en otro en colaboración con una investigadora de la Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdalá (KAUST), sobre un experimento que hicieron el pasado verano, donde midieron las tasas de fijación de nitrógeno en sedimentos colonizados por diferentes especies de macrófitos marinos.

 

 

Raquel es miembro del Laboratorio Interdisciplinario sobre el Cambio Climático de la UIB (LINCC UIB) y en estos momentos está colaborando en la escritura de un informe sobre el cambio climático para el Consejo Económico y Social (CES), en el que se está haciendo cargo de liderar un apartado sobre de los efectos del cambio climático en los ecosistemas marinos.

 

 

Ya está empezando a preparar las campañas para este verano, en que pondrá en marcha dos experimentos. En uno de ellos mirará los efectos del calentamiento global en Baleares sobre diferentes macrófitos endémicos del Mediterráneo como son Posidonia oceanica, Cymodocea nodosa, Cystoseira compressa y Padina pavonica. Este año hará con plantas de Cataluña y Baleares experimentos parecidos a los que hicieron el año pasado con plantas de Creta y Chipre, en las cámaras de temperatura controlada del IMEDEA, donde estudiarán cómo cambian las tasas metabólicas de las diferentes especies a diferentes temperaturas. Con estudios similares llevados a cabo con macrófitos del Mediterráneo oriental y el occidental se pretende comprobar si hay diferencias entre plantas que han crecido a diferentes temperaturas y comprobar si hay adaptación térmica de las que viven a temperaturas más elevadas, como es el caso de las del Mediterráneo oriental, donde la temperatura del agua es mayor.

 

 

También colabora en otra campaña enmarcada en una tesis doctoral en la que fondean sondas multiparamétricas que miden diferentes parámetros del agua: oxígeno disuelto, temperatura, salinidad, pH y profundidad. Hace dos semanas intentaron fondearlas en praderas de la macro-alga invasora Halimeda incrassata, pero no pudieron encontrar ninguna pradera en buenas condiciones, ya que a esta alga tropical le gustan las aguas cálidas y el agua de mar sigue demasiado fría. Dentro de un mes volverán a la zona para localizar una buena pradera e instalar las sondas. Las fondearán simultáneamente en praderas de Cymodocea nodosa y Posidonia oceanica, para ver las diferencias en las dinámicas de oxígeno y de pH producidas por las diferentes comunidades de macrófitos. También harán medidas de metabolismo en unas cámaras de metabolismo. Irán a coger agua a la salida y la puesta de sol y medirán diferencias en la concentración de oxigeno para calcular el metabolismo (la producción primaria neta, la producción primaria bruta y la respiración).

 

 

 

Colaborará en otro experimento en el que mirarán el efecto combinado entre el calentamiento y la acidificación sobre Halimeda incrassata, la macro alga invasora que está colonizando muy rápido la bahía de Palma y que ha llegado al Archipiélago de Cabrera.

 

 

Está preparando un modelo, en colaboración con el investigador Biel Jordà, para ver cómo podría afectar el calentamiento a la concentración de oxígeno en ciertas zonas de Baleares, centrándose sobre todo en Mallorca. La idea es intentar modelar la probabilidad de hipoxia en ciertas zonas debido al calentamiento global.

 

 

Tiene a su cargo un estudiante de Trabajo de Fin de Grado (TFG) que se va a encargar de analizar el fósforo inorgánico y fósforo total acumulado en sedimentos de S’Albufera, para estudiar la capacidad de retención de nutrientes de este humedal.

 

 

En febrero estuvo en Portland, en el 2018 Ocean Sciences Meeting, y en abril en Viena, en el Egu 2018.

 

 

Y, para finalizar, otra parte de su tiempo la dedica a solicitar becas y contratos, ya que su actual contrato finalizará en enero de 2019. Acaba de solicitar un contrato postdoctoral de la UIB, un contrato Ramón y Cajal (en cuya solicitud ha quedado en la lista de reserva), un contrato ComFuturo del CSIC, y está preparando una solicitud para un contrato Postdoctoral del programa Vicenç Mut del Govern Balear.

 

 

 

Foto: Raquel Vaquer muestreando en Caló Fort (Autora: Iris Hendriks)

 

 

 


Fuente: IMEDEA (UIB-CSIC)