IMEDEA día a día: Pilar Martin Colomar

19/07/2018

  • Pilar Martin Colomar es Jefa de Negociado en el IMEDEA (UIB-CSIC)

 

 

Foto: Pilar Martin Colomar en su despacho del IMEDEA (Autora: Charina Cañas)

 

 

Esporles, 20 de julio de 2018. Pilar Martin Colomar estudió hasta BUP y después superó las pruebas de acceso a la Universidad para mayores de 25 años. Trabajó en la Agencia Tributaria de 1983 a 2007, año en que empezó a trabajar en el IMEDEA como Secretaria de dirección.

 

 

A la pregunta de ¿qué estás haciendo estos días?, nos contesta que en estos momentos está básicamente con las dietas del personal, que es su labor principal. Como secretaria de dirección tiene muy poco trabajo, pues el actual director, Jorge Terrados, es muy autónomo y apenas precisa de sus servicios.

 

 

Lo que si le da trabajo desde hace unos meses es el tema de las liquidaciones de viajes, que se ha complicado mucho con todo el tema de las firmas debido a la nueva normativa del CSIC. El hecho de que ahora, además del investigador principal, tenga que firmarlas todas el director (incluso las que son sin efectos económicos), ha enredado mucho el proceso. Su sensación es de que es una medida poco efectiva, que complica su trabajo y que ha conseguido que todo se ralentice. Afortunadamente esta complicación se ha visto compensada con la bajada del volumen de trabajo a la mitad desde que empezaron los recortes a raiz de la crisis, pasando de unas setecientas y pico liquidaciones anuales a unas trescientas y pico, y debido también a la marcha del centro de un investigador que, tanto él como el resto de integrantes de su grupo, viajaban mucho y, por lo tanto, movían muchísimas liquidaciones de viajes.

 

 

Primero recibe las órdenes de servicio y después los justificantes de los gastos del viaje, cuyos conceptos y cantidades ha de introducir en el 'SAICI', el programa contable del CSIC, que, según nos cuenta Pilar, debería ser mejorado para dejar de ser tan rígido y poco operativo, ya que entre otras cosas no permite ni el copia y pega. Después pasa toda esta información al compañero encargado del pago de las liquidaciones, quien aprovecha para revisar que todos los datos sean correctos.

 

 

Cada día recibe una media de 8-10 órdenes de servicio que, una vez firmadas por el director, son recogidas por los interesados para enviar una copia a la agencia de viajes y una vez hecho ésto son devueltas a Pilar. Vamos, un no parar de dar y recibir la misma hoja, que ha de tener localizada y archivada de una manera ordenada. Cuando acaba la mañana tiene la sensación de no haber hecho nada productivo, a pesar de no haber parado.

 

 

Nos confiesa que el tema de las liquidaciones de viaje le es muy gratificante cuando ha de reconstruir el viaje, pues siente que es como si viajara un poco con ellos. Cuando se trata de un viaje largo o complicado agradece que le traigan un resumen que explique el orden en que han ido visitando los sitios, con sus correspondientes gastos, y si el viaje ha sido exótico, le gusta que le cuenten alguna anécdota e incluso que le traigan alguna piedra para su colección.

 

 

Desde hace casi un año, y de manera provisional, también se encarga de las tareas de correos y paquetería. Hace las labores de intermediaria entre el servicio de paquetería y los investigadores, siendo un tema muy engorroso debido al estricto y cambiante reglamento europeo sobre los servicios de paquetería transfronterizos, sobre todo a la hora de enviar líquidos por avión, pues sólo se admiten muestras en pequeñas cantidades. Según nos dice es otro trabajo muy laborioso que luce poco.

 

 

Lo que más le gusta de trabajar en el IMEDEA es su parte más informal. La gente viene a trabajar cómoda, en chanclas, bermudas, etc., sin que te exijan una formalidad como la que tenía que cumplir cuando trabajaba en la Agencia Tributaria. El 'tarannà' que dicen aquí en Mallorca, o sea, el carácter y el ambiente, es mucho más distendido, de tú a tú.

 

 


Fuente: IMEDEA (UIB-CSIC)