IMEDEA día a día: Raquel Muñoz

02/02/2020

  • Raquel Muñoz, contratada FPU en el IMEDEA (UIB-CSIC)

 

 

Foto: Raquel Muñoz en su despacho del IMEDEA (Autora: Charina Cañas)

 

 

Esporles, 3 de febrero de 2020. Raquel Muñoz es Graduada en Biología por la Universidad de Murcia (2016) y Máster en Biodiversidad y Biología de la Conservación por la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla – Estación Biológica de Doñana (EBD) (2018). En octubre de 2018 comenzó su tesis doctoral, bajo un contrato FPU en la UPO, titulada “El palmito (Chamaerops humilis L.) como especie clave en las islas Baleares: interacciones planta-animal y efecto sinérgico de la plaga introducida Paysandisia archon (Castniidae) y las densas poblaciones de herbívoros”, codirigida por Anna Traveset (IMEDEA) y José María Fedriani (Centro de Investigaciones sobre Desertificación - UV (CIDE) de Valencia). Desde el 1 de enero de 2020 su contrato ha sido tranferido al IMEDEA.

 

 

A la pregunta de: ¿qué estás haciendo estos días?, nos contesta que en estos momentos está analizando con el programa estadístico ‘R’ los datos de polinización (abundancia de polinizadores, producción de flores y frutos) recogidos en la primavera pasada para comprobar si la infección por la polilla invasora y las elevadas tasas de herbivoría afectan a esta interacción.

 

 

P. archon llegó a las Baleares en 2002, dentro de palmeras ornamentales procedentes de Sudamérica. Deposita sus huevos en la corona y, cuando eclosionan, las larvas se alimentan de las hojas jóvenes y del tronco, formando numerosas galerías hasta causar la muerte de la palmera. El palmito, única palmera endémica del Mediterráneo occidental y clasificada de “Especial Protección” por el Catálogo Balear, se está viendo gravemente amenazada por esta plaga.

 

 

Raquel está estudiando cómo afecta esta especie invasora a las interacciones planta-animal de la palmera, es decir, cómo afecta a la polinización y a la dispersión de semillas, entre otras. Si el hecho de que la palmera esté infectada atrae a menos polinizadores porque se producen menos flores o porque se modifican los volátiles que emiten las hojas; o si al producir menos frutos o frutos menos atractivos acuden menos mamíferos dispersores (por un lado: cabra y marta, que se tragan el fruto y regurgitan o defecan la semilla; por otro lado: conejo, ratón y rata de campo, que no se tragan el fruto sino que lo despulpan).

 

 

Vídeo de fototrampeo donde se ve a una rata común (Rattus rattus) comiendo frutos de palmito

 

 

Por otro lado, también está estudiando cómo afecta la elevada densidad de cabras a las interacciones, ya que no sólo ejercen una fuerte herbivoría sobre las hojas, sino que también se alimentan de las inflorescencias del palmito, afectando por tanto a la subsiguiente producción de frutos y a su dispersión. Sin embargo, estos ungulados también realizan una importante función como dispersores de semillas, por lo que su efecto neto dentro del gradiente mutualista-antagonista está por ver.

 

 

El trabajo de campo lo está llevando a cabo en 6 parcelas de estudio en Mallorca, distribuidas por la Serra de la Tramuntana y la Serra de Llevant, en las que compara las interacciones de individuos de palmito sanos e infectados. Durante la temporada de dispersión de semillas (septiembre-diciembre), coloca camas de arena debajo de los palmitos para registrar las huellas de los posibles dispersores, así como cámaras de fototrampeo. Además, georreferencia las semillas de palmito dispersadas, contenidas en regurgitaciones y excrementos de mamífero. En abril-mayo, que es la temporada de polinización, realiza censos de polinizadores contando el número de coleópteros por inflorescencia y colecta los volátiles emitidos por las hojas. Cuando sale al campo va acompañada de Marina, técnica de campo del CIDE con estancia autorizada en el IMEDEA.

 

 

En febrero de 2019 estuvo en el congreso de la Sociedad Ibérica de Ecología SIBECOL 2019 en Barcelona y en marzo en el congreso sobre polinización XVI EcoFlor 2019 en Granada. Este año tiene intención de ir de nuevo al XVII EcoFlor 2020 que tendrá lugar en Bilbao y, si consigue una beca para financiárselo, al simposio de palmeras VII World Palm Symposium en Río de Janeiro en agosto.

 

 

 

Foto: Raquel Muñoz haciendo trabajo de campo en la Ermita de Betlem (Artá) (Autor: Pau Enric Serra)

 

 

 


Fuente: IMEDEA (UIB-CSIC)