IMEDEA día a día: Raquel Gutiérrez

11/07/2019

  • Raquel Gutiérrez, Técnica de Apoyo MINECO en el IMEDEA (UIB-CSIC)

 

 

Foto: Raquel Gutiérrez en el laboratorio de Citometría de Flujo del IMEDEA (Autora: Charina Cañas)

 

 

Esporles, 12 de julio de 2019. Raquel Gutiérrez Cuenca es Técnico Superior en Química Ambiental por la Universidad Laboral de Málaga (2004). De 2005 a 2007 estuvo trabajando con una JAE Tec en el Instituto de Productos Naturales y Agrobiología (IPNA (CSIC)) de Tenerife, en temas de ecología terrestre y evolución en islas. En 2007 estuvo trabajando en el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA), con temas de tratamiento de suelos, hojas, vino, etc. En abril de 2008 empezó a trabajar en el IMEDEA, el primer medio año en Ecología Terrestre, con Anna Traveset, y después 5 años en Ecología Marina, con el Grupo de Investigación del Cambio Global, donde participó en campañas como  Humboldt, Artic Tipping Point (ATP) y Malaspina 2010, entre otras. Nos cuenta entre risas que se pasó de Felix Rodríguez de la Fuente a Jacques Cousteau. Posteriormente trabajó en Biogeoquímica en el Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) en Barcelona (2015-2016) y a continuación casi dos años participando en campañas de series temporales (RADMED) en el Centro Oceanográfico de Baleares (COB-IEO). Desde enero de 2018 está trabajando nuevamente en el IMEDEA con un contrato de Personal Técnico de Apoyo (PTA).

 

 

A la pregunta de: ¿qué estás haciendo estos días?, nos contesta que en estos momentos está liada con el citómetro. Lleva un año y medio encargada del Servicio de Citometría y Microscopía.

 

 

La citometría de flujo se basa en las medidas de dispersión de luz y fluorescencia de las células cuando son sometidas a un proceso de marcado con fluorocromos específicos. Su principal ventaja radica en el hecho de realizar medidas célula a célula de forma individualizada, con el objetivo de obtener histogramas de clasificación de los parámetros celulares objeto de estudio. La utilización de anticuerpos monoclonales, el desarrollo de fluoróforos utilizados como trazadores de diferentes parámetros celulares, así como el desarrollo de la tecnología de los láseres, han permitido el diseño de instrumentos cada vez más compactos y eficientes a la hora de analizar y separar poblaciones celulares, por lo que la han convertido en una técnica de amplio uso, reconocida por su sensibilidad, versatilidad de aplicación, velocidad y reproducibilidad de resultados.

 

 

El servicio en el que trabaja dispone de un citómetro-sorters (FACSAria), aparato que es capaz de medir componentes y propiedades de células y orgánulos celulares (partículas biológicas) que fluyen en una suspensión celular. Los sorters tienen las mismas prestaciones y posibilidades que los citómetros de flujo pero con la capacidad adicional de separar partículas selectivamente.

 

 

La ventaja analítica de la citometría de flujo tiene como base la habilidad de hacer mediciones cuantitativas y multiparamétricas en un número estadísticamente adecuado de células para definir las propiedades de una población celular o de las subpoblaciones que la componen.

 

 

Este servicio da soporte a cualquiera que lo necesite, tarifando de manera diferente dependiendo de que el personal que lo solicite sea del IMEDEA, de la UIB o de cualquier otro sitio. También ofrece la posibilidad de que alumnos de la UIB realicen sus prácticas en citrometría y aprendan el uso del citrómetro y algunas técnicas que se pueden aplicar con él, y lo mismo para la microscopía.

 

 

Parte de su tiempo lo emplea en dirigir y/o asesorar a los estudiantes que trabajan en el Servicio de Citometría y Microscopía. En la actualidad hay un estudiante de Grado Ciencias del mar de la UB que va a realizar un experimento sobre la influencia del fitoplancton sobre la intensificación del sifón térmico, dos estudiantes de Grado Biología y Física que están contando células marinas de muestras de agua de mar de distinta procedencia y sorter (separación de grupos), y dos estudiantes de Grado Física que trabajan en microfluídica, haciendo un estudio del metabolismo y la motilidad de Chlamydomonas reinardi.

 

 

Está en continuo aprendizaje realizando los cursos de formación del CSIC relacionados con la temática en la que trabaja en cada momento. Nos comenta que el haber trabajado en un abanico tan amplio de departamentos, le ha dado tablas suficientes como para no tener miedo a trabajar en ningún tipo de laboratorio.

 

 

 


Fuente: IMEDEA (UIB-CSIC)