IMEDEA día a día: Enric Real

13/02/2020

  • Enric Real, permiso de estancia en el IMEDEA (UIB-CSIC)

 

 

Foto: Enric Real en su despacho del IMEDEA (Autora: Charina Cañas)

 

 

Esporles, 14 de febrero de 2020. Enric Real es Graduado en Ciencias Ambientales (2013), Máster en Oceanografía y Gestión del Medio Marino (2014) y Doctor en Ecología Marina (2019) por la Universidad de Barcelona. En su tesis doctoral, que ha sido codirigida por Giacomo Tavecchia y Daniel Oro del Grupo de Ecología y Demografía Animal (GEDA) del IMEDEA, ha estudiado el papel de los recursos antropogénicos, sobre todo descartes de la pesca y basura de vertederos, en la inversión que las aves marinas hacen en la reproducción, teniendo también en cuenta otros factores cómo pueden ser la disponibilidad de presas naturales, factores ambientales y el nivel de competencia. Trabaja en el IMEDEA desde mayo de 2015.

 

 

A la pregunta de: ¿qué estás haciendo estos días?, nos contesta que tras defender su tesis el pasado 12 de diciembre y su posterior y merecido descanso para estar con la familia y cargar pilas, en estos momentos está trabajando en un artículo científico en colaboración con la Universidad de Exeter, Reino Unido, donde hizo dos estancias en 2018 y 2019.

 

 

En dicho artículo se estima cuántas aves marinas podrían estar siendo sustentadas por los descartes de la pesca en todo el Mediterráneo a través de una aproximación Bayesiana. Así mismo, también se evalúa cómo habría ido evolucionando esta cifra a lo largo de las últimas décadas. Este tipo de estudio ya se había llevado a cabo anteriormente en el Mar del Norte, sin embargo, es la primera vez que se hace en el Mediterráneo. En estos momentos ya se dispone de los resultados y dicho artículo se encuentra en fase de redacción. Además de este artículo, en estos momentos tiene otros tres en fase de revisión.

 

 

En su tesis se ponen de manifiesto algunos de los vacíos de conocimiento más importantes en relación a las interacciones ecológicas que se dan entre las aves marinas y los descartes:

 

- Ahora se sabe que de las más de 300 especies de aves marinas conocidas, al menos 111 interaccionan en mayor o menor medida con los descartes.

- También se ha visto que hay muy pocos estudios en los que se evalúe el efecto que estos recursos tienen en parámetros tan importantes como la supervivencia o la reproducción entre otros.

- La tesis también ha permitido evidenciar que tanto los descartes de la pesca como la basura de los vertederos pueden incrementar la inversión que las aves marinas hacen en la reproducción, aunque este efecto parece ser más marcado en los descartes, probablemente debido a su mayor calidad como alimento en comparación con la materia orgánica de los vertederos. También se muestra cómo a menudo, estos efectos pueden quedar enmascarados por procesos de densodependencia.

- Así mismo, también se ha visto que la disponibilidad de estos recursos puede variar mucho en función del área geográfica considerada, debido principalmente a factores de tipo socio-económico.

- La tesis también incluye una colaboración en un estudio llevado a cabo por la Dra. Ana Payo y en el que también participan otros compañeros del GEDA, en el que se muestra cómo estos recursos pueden alterar la estocasticidad natural, incrementando la inversión en reproducción en especies generalistas, lo que a su vez, puede producir alteraciones en la estructura de la comunidad.

- Esta tesis también ha permitió observar que los factores ambientales que afectan a la detectabilidad y accesibilidad del alimento (condiciones de forrajeo) pueden limitar en gran medida la ingesta de alimento, independientemente de su abundancia. Esto es importante ya que tener en cuenta estos factores permite incrementar notablemente el poder predictivo a la hora de modelizar parámetros ecológicos que dependen de la ingesta de alimento.

- Finalmente, en la tesis también se sugiere que la influencia por parte de indices a gran escala como la Oscilación del Atlántico Norte (NAO) en la inversión en la reproducción de algunas aves marinas, se limita a los meses de invierno, manifestándose en primavera en forma de efecto de tipo carry-over.

 

 

Este último año ha estado centrado en la escritura de su tesis, pero años anteriores ha colaborado en campañas del grupo con la gaviota de audouin (Larus audouinii) en el Delta del Ebro, la pardela cenicienta (Calonectris diomedea), la gaviota patiamarilla (Larus michahellis) y la lagartija balear (Podarcis lilfordi).
 
 
Foto: Enric Real leyendo anillas de gaviotas en el Delta del Ebro (Autor: José M. Igual)
 
 
 
 
En 2019 participó en las VI Jornadas de Medio Ambiente de las Illes Balears en la UIB, donde presentó los resultados preliminares que tenía del último capítulo de su tesis en el que investigaba la importancia relativa que tienen diversos factores en la inversión que las aves marinas hacen en la reproducción. Además de los recursos antropogénicos (los descartes) en ese capítulo también se ve una cosa muy chula que encontraron como es la accesibilidad y la detectabilidad del alimento, que viene determinada por las condiciones del mar (tamaño de las olas, intensidad del viento, etc.) que juega un papel muy importante en la ingesta que las aves acaban haciendo y que se ve reflejado en la inversión que estas aves hacen en la reproducción.
 
 
 
Foto: Gaviota patiamarilla portando un pez recién descartado por un arrastrero (Autor: Pep Arcos)
 
 

En estos momentos está pendiente de un proceso de selección para un entrar a trabajar en Centro Oceanográfico de Baleares (COB) del Instituto Español de Oceanografía (IEO) en el marco del proyecto Life Intemares, para trabajar en el seguimiento de las áreas marinas protegidas de todo el litoral español. También está pendiente de una Beca Juan de la Cierva que acaba de solicitar en colaboración con la Universidad de Gerona para investigar el impacto de la actividad humana en la productividad, la calidad y la toxicidad de algunas especies de peces de interés comercial.

 

 

 


Fuente: IMEDEA (UIB-CSIC)